Mitote, documental sobre el orgullo de ser mexicano

Por Redacción

Director, guionista, productor, fotógrafo y editor de Mitote (2012), Eugenio Polgovsky presenta su tercer documental, sobre uno de los espacios más significativos de la Ciudad de México, el Zócalo, en el cual confluyen a diario miles de personas de diversos orígenes y por distintos motivos.

Muestra también una ciudad dividida por creencias políticas, sociales y religiosas, que contrastan durante su arribo al espacio más significativo de nuestra mexicanidad, del cual todos reclaman su derecho a tomarlo.

Tras su paso por festivales nacionales e internacionales, como DocsDF, y su estrenó en el Festival Internacional de Cine de Morelia, el filme, de 53 minutos, se estrena a nivel nacional el 4 de abril.

Dicha película presenta los diferentes significados que los mexicanos le han dado al Zócalo capitalino, espacio que ha sido testigo de múltiples expresiones culturales, sociales, políticas y deportivas, con las que diversos grupos se apropian, aunque sea por un rato, del considerado “ombligo de América”.

Para dar cuenta de esta diversidad, Polgovsky aborda su trabajo a partir de tres distintas voces, tres contextos que dan sólo una probadita de la vastedad cultural que cada día confluyen en este espacio.

Los tres personajes, de manera perfecta, ilustran estereotipos de la simbología con la que se asocia actualmente al Zócalo: el chamán-curandero-maestro, personaje extraño que se gana la vida en el espacio público, tratando de sanar afectaciones físicas y espirituales; los aficionados deportivos, fieles seguidores de la Selección Nacional, que vieron los juegos mundialistas del representativo mexicano, y el plantón del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

La cinta transcurre en 2010, cuando tres grupos sociales convivieron en ese momento, en el mismo espacio y por diversos motivos.

El curandero invoca a los dioses –en un náhuatl no muy bien dominado– y mientras ora y atiende a sus clientes, les sugiere que lean, que estudien y aprendan cosas para que “no nos siga viendo la cara el gobierno”, enseña la pronunciación correcta del nombre de nuestro país y explica las diferencias entre “Méjico” y “México”.

Un “señor de la costa chica oaxaqueña” enfrenta a los manifestantes, en el plantón frente a Palacio Nacional, contra la extinción de Luz y Fuerza. Aunque no queda claro si está a favor o en contra de los ex trabajadores, con este incidente el director plantea las posturas de la sociedad ante las ocupaciones de la plaza mayor: los manifestantes que exigen su derecho de ocuparla y los transeúntes que demandan el libre paso.

El otro grupo, quizá más neutral, es el de los aficionados al futbol, que se reúnen para ver los partidos de la selección en el Mundial de Futbol, específicamente el debut de México contra Sudáfrica, partido al que acuden ataviados con playeras de la selección nacional, sombreros, banderas y disfraces.

Pero es una fiesta que no sólo siguen los mexicanos, también se unen los turistas que transitan por las calles del primer cuadro.

Nacionales y turistas vitorean, gritan, aplauden se lamentan durante las jugadas que fallan, y tratan de ignorar a los sindicalistas manifestantes que les gritan “queremos frijoles, no goles”.

Mitote, del director de Trópico de cáncer, hace honor a su nombre pues puede ser una bulla o un alboroto, un caos o una fiesta.

Enlace permanente a este artículo: https://www.informativomexico.com/?p=132